Conoce a Gemma y Miguel: fotógrafos de bodas y anfitriones de home sharing en Valencia

La pregunta que nos hacen muy a menudo es qué hacen unos fotógrafos valencianos haciendo el reportaje de una boda en Lubbock, Texas”, dice entre risas Gemma, “y es que Airbnb tuvo mucho que ver”.

Pero para llegar a esta ciudad de algo más de 200.000 habitantes a 6 horas en coche de Austin hay que remontarse cuatro años atrás. Y a otra ciudad, Madrid, en concreto, al barrio de Malasaña. Entonces Gemma y Miguel trabajaban en Madrid y empezaron a compartir una habitación en su piso para complementar sus ingresos como freelances. Y hasta su casa llegó una viajera de Lubbock: Tracy.

Nos hicimos inseparables. Desde que estuvo como huésped en nuestra casa, hemos viajado con Tracy a Marruecos, Florencia y Tailandia. Y quiso contar con nosotros para el día de su boda. Así fue como acabamos en Lubbock”.

No me imagino dejar de compartir mi hogar.

En 2013, Gemma y Miguel regresaron a su ciudad de origen, Valencia, y han seguido compartiendo la casa en la que residen con viajeros de todo el mundo. Ya han pasado por ella casi 300 huéspedes.

Me he convertido en la cara de Valencia”, dice Gemma, “les explico la historia de la ciudad; cómo se puede viajar desde la Edad Media hasta la arquitectura más moderna del siglo XXI. Y les muestro mis locales favoritos de la ciudad”.

Acogen a muchas personas que viajan solas, “que quieren dar un giro a su vida, un nuevo comienzo, y empiezan aquí, en nuestra casa. Eso es un honor”, dice Miguel. Recuerdan con especial cariño a Annie, una estadounidense que soñaba con viajar por el mundo después de jubilarse. “Cuando llegó el día de su jubilación, su marido le dijo a Annie que no quería viajar. Pero Annie no estaba dispuesta a que nadie la obligara a renunciar a sus sueños. Así que empezó a viajar sola por primera vez a sus 60 años”, explica Miguel.

Acabamos hablando durante horas. No tenía miedo, ni por estar sola por primera vez en su vida, ni por el futuro. Estaba haciendo lo que la hacía feliz. Es éste el tipo de historias que te marcan. Por eso no me imagino dejar de compartir mi hogar”.