Conoce a Noelia: funcionaria y anfitriona de home sharing en El Cabanyal, Valencia

Siempre he tenido a gente en mi casa. Para mí es lo más normal: una forma de mi vida”. Noelia empezó acogiendo a estudiantes que tenían que pasar unos meses en Valencia. Después decidió empezar a compartir una habitación que tenía vacía a través de Airbnb. En su piso del barrio de El Cabanyal ha hospedado a más de 100 personas. Noelia les recibe junto a Lluna, su perra, y les explica lo especial que es su barrio y su carácter tan auténtico.

“Si no compartiera mi hogar, habría personas a las que no conocería jamás, con las que no hablaría nunca”

Durante años, sus vecinos lucharon para que una gran avenida no destruyese el barrio y Noelia quiere hacer partícipes a sus huéspedes de eso que hace tan especial a El Cabanyal. De hecho, Noelia y otros anfitriones de home sharing crearon la “Associació d’Amfitrions Veïns de València” para defender su actividad ante las instituciones.

Yo vivo sola y es cierto que esto me ayuda a pagar la hipoteca de mi piso”, explica Noelia. “Pero si no compartiera mi hogar, habría personas a las que no conocería jamás, con las que no hablaría nunca, con las que no habría podido convivir”.

Habla seis idiomas y le gusta volcarse con sus huéspedes. “De una viajera que se quedó en mi casa descubrí que su fruta favorita eran los caquis, así que la llevé a comer caquis en el huerto de mi familia”.

Con otros viajeros he salido a hacer senderismo, barbacoas, comemos en los chiringuitos de la playa… No me imagino otra forma de vida”.